María Torres, campeona del mundo de kárate: «En mi deporte no hay diferencia salarial entre hombres y mujeres»

La malagueña ha pasado por el Frecuencia Malaguista para hablarnos de sus sensaciones tras el triunfo y de su camino en el deporte

La karateca malagueña, María Torres, a sus 24 años ha sido la única andaluza capaz de coronarse en todas las ligas a nivel nacional de kumité, es asidua la lucha por las medallas de la Premier League y fue Campeona iberoamericana. El pasado 20 de noviembre consiguió en Dubai el título mundial de kumité en la categoría de +68 kilos y se convirtió, acto seguido, en la primera española en alzarse con el título de la categoría kumité a nivel mundial.

La malagueña no ha parado de recibir reconocimientos desde su llegada de Dubai. Asegura que le ha costado creerse haber conseguido su motivación de toda la vida.

Tiene un gran referente, su padre Eugenio Torres, quien también triunfó como karateka en hasta cinco ocasiones. María le atribuye gran parte de la responsabilidad del rumbo que ha tomado su vida a él, aunque también probó otros deportes reconoce: «Con lo que más me divertía, y al final, cuando tenía que elegir un deporte, me decantaba por el kárate, empecé a los tres años aunque con esa edad no se hace kárate como tal, pero yo me divertía un montón, muchas veces prefería ir al kárate en vez del cumpleaños de mis amigos. Al principio empecé practicando Kata, pero me di cuenta que a mí me encantaba el combate, encima comencé a sacar medallas a nivel nacional fue cuando nos dimos cuenta tanto mis padres como yo que me podía dedicar profesionalmente a este y que podía conseguir cosas».

La posibilidad de haberse dedicado a algún deporte sin tener ningún familiar exdeportista: «Pues no lo sé la verdad. Yo desde pequeña soy una persona muy competitiva, tengo buen perder pero no me gusta perder a nada, la gente que me conoce lo sabe. Seguramente no hubiese destacado tanto como ahora pero podría haber estado en otro deporte porque el mundo de la competición me gusta mucho».

Explicó que de pequeña siempre mostró su pasión por el deporte: «La asignatura de educación física era mi favorita, en el colegio también practicaba kárate porque mi padre era el profesor, además de baloncesto». Añadió que tuvo que aguantar comentarios en su infancia por ser mujer deportista:  «Yo siempre me he llevado súper bien con los niños porque mi mejor amiga y yo nos poníamos a jugar con ellos, de parte de los niños no, pero siempre hemos recibido comentarios como ‘eres una machorra…’, al final los pequeños son los más crueles. A partir de los 16 años no he recibido ningún insulto yo creo que la gente al verte segura a ti misma de decir que practico kárate, compito, entreno tres veces al día…, es mi vida, se callan, pero cuando eres pequeña y estás eligiendo siempre están esos comentarios».

María está licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, y ahora, está cursando Magisterio. Además, trabaja dando clases a niños en un colegio y trabaja para su padre en su gimnasio. Sobre compaginar el deporte con su vida académica María reconoce: «La verdad es que es muy difícil. A mí me cuesta el hecho de ponerme, no me gusta estudiar, sí tener conocimiento pero el proceso de sentarme en una mesa y ponerme a estudiar no me gusta porque yo soy una persona muy nerviosa. Sabes que la carrera deportiva se acaba y que tienes que formarte. Al final las cosas se sacan, todo a su debido tiempo».

La necesidad de ese ingreso añadido para vivir: «No, la verdad que no es suficiente solo con mi salario deportivo. Algo muy injusto que yo veo a nivel deportivo es que si un año ganas económicamente estás bien, pero como pierdas económicamente no tienes nada. Al final el trabajo es el mismo, y años buenos y años malos hay siempre. Yo ahora mismo vivo con mis padres y económicamente estoy bien, pero porque no tengo gastos de luz, de agua, de casa…».

¿Hay diferencia salarial entre hombres y mujeres en el kárate?: «No, en mi deporte, gracias a Dios, está todo súper igualado. Desde pequeñitos vamos todos a la par. La verdad tengo suerte y soy afortunada de tener el deporte que tengo porque sé que en otros sí pasa».

Hijos siendo deportista de élite: «Sí quiero tener pero supondría dejar la carrera deportiva porque a nivel económico ganaría cero, durante el embarazo, la recuperación…». 

Málaga es la primera en la lista de provincias andaluzas en cuanto a este número de licencias deportivas, representando el 22,6% del total: «Málaga a nivel de vender el deporte para la salud lo hace bastante bien. Ojalá siga subiendo muchísimo. Creo que fomentamos un montón el deporte, tenemos muy buen deporte femenino aquí en Málaga y yo creo que eso hace que la gente se anime».

Papel de los medios de comunicación para que un deporte como el kárate crezca: «El Kárate ahora mismo que entró en las Olimpiadas en Tokio ha tenido bastante repercusión y a nivel noticias sí que estaba bastante bien. Ahora que no va a ser olímpico creo que las medallas van a tener muchísima menos repercusión. Yo lo que diría es que también inviertan más tiempo en otros deportes además de en el fútbol. Por ejemplo, cuando yo quedé campeona en el telediario salió mi foto un segundo. No digo que le quiten más tiempo al fútbol porque sé que eso gusta, pero que interesa porque lo hemos vivido desde bebés. Pienso que podrían ponerle la misma intensidad al resto de deportes tanto el femenino como el masculino».

El deporte como motor de cambio social: «Sí, yo creo que el deporte lo puede todo. Ahora mismo se está viendo, la sociedad está cambiando en el hecho de que mucha más gente se está concienciando en hacer deporte, ir al gimnasio, entrenamientos personales…».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com