Alberto Bueno: “En Málaga no pude demostrar mi nivel”

El actual jugador del Algeciras y ex futbolista de Málaga y Valladolid ha pasado por Frecuencia Malaguista en la previa del encuentro entre ambos conjuntos

El futbolista Alberto Bueno ha pasado los micrófonos de SportDirect Radio en la previa entre dos de sus ex equipos, en este caso el Málaga y el Valladolid. El jugador actualmente presta sus servicios al Algeciras CF: “Me encuentro bien y contento. Estamos en una zona privilegiada respecto a principios de temporada si miramos la clasificación ahora mismo. Es una zona en la que hay bastante acumulación de equipos, todos peleando por entrar en la zona de play off, que está muy caro. Estamos en una buena dinámica, el equipo está fuerte y unido, y ahora tenemos un enfrentamiento ante el Atlético Baleares importante en nuestra casa”.

El jugador ha comentado como se ha adaptado a una nueva categoría desconocida para él: “Me ha sorprendido. Venía siempre de categorías superiores, y cuando sale la opción de venir a esta 1º RFEF no sabía muy bien el nivel que había, pero me he llevado una grata sorpresa. Hay grandes equipos, el fútbol que se desarrolla es bastante técnico y vistoso, y los filiales son de un muy buen nivel. Es una liga muy competitiva. Se acerca bastante a lo que es el nivel de la Segunda División. Si tuviese que puntualizar un poco, creo que en la Segunda División se ve un fútbol un poco menos vistoso, donde los partidos cuesta un poco más abrirlos. Aquí los partidos son más abiertos y con más posibilidades para los equipos de abrir el marcador e ir a por el partido”.

Alberto Bueno pasó por el club malaguista en una de las peores épocas de su historia más reciente, y es que en su etapa en la entidad, el Málaga descendió a Segunda División: “Por un lado guardo la etapa de Málaga con cariño, porque es una gran ciudad, un gran club y una gran institución. Cuando llegué fue un paso importante y bonito para mí. Por otro lado fue un año complicado, con muchos cambios e inestabilidad, que al final terminó en un complicado descenso que ha asumido la entidad en años posteriores. De todos los equipos con sabores y sinsabores que he tenido, podría remarcar que es uno de los más sinsabores que he tenido porque era un lugar donde me encontraba muy a gusto. Llegué un poco de la mano de Míchel, rápidamente cambió el entrenador, y llegó un entrenador con un perfil muy diferente al mío. Teniendo el mercado de fichajes abierto y él pudiendo contratar a otros jugadores. Sentía que era un lugar donde yo me podía encontrar a gusto, donde podía mostrar mi fútbol y me fastidió sobremanera el no poder encajar allí y no dejar ver a la afición mi nivel ni mis cualidades”.

Su llegada al Málaga se cerró en el mercado invernal, y el futbolista ha contado, con pelos y señales, cómo se produjo su fichaje: “En dos ocasiones en Porto tuve la complejidad de que en el mercado de fichajes de verano ellos no contaban conmigo, y yo no tenía problema en salir. A principios de verano surgen diferentes opciones, al final las que yo ofrezco o las que aparecen ellos no las aceptan por una parte económica. A final de mercado me veo obligado a quedarme porque ellos no aceptan algunas ofertas que tenía para salir. En este sentido yo me quedo en una situación complicada, donde los minutos son nulos y mis apariciones son muy escasas. Hasta llegar al mercado invernal, donde otra vez se abre el mercado y aparece la opción del Málaga. Míchel es un técnico que me conoce, que fue entrenador mío en la época del Castilla y hemos tenido cierto contacto. Su idea de ver el fútbol casa bastante con mi idea de practicarlo y de verlo. Me propone la situación de Málaga, y a mi Málaga siempre ha sido un club que me ha llamado la atención, que me ha gustado, que siento que es un lugar bonito para jugar, y no me lo pienso. Además, en ese momento el equipo no andaba bien. También veía por otro lado que era una oportunidad de ayudar al equipo a mantener la categoría. Entonces lo veo pensando que voy a ayudar y puedo sumar mi granito de arena, y a partir del año que viene veremos si es un club en el que poder echar raíces. Ese fue el relato de los acontecimientos, de cómo fue, pero todo cambió porque Míchel salió a los 15 días”.

El paso de Alberto Bueno por el Málaga es recordado sin pena ni gloria, ya que tuvo contados minutos durante su estancia en el club. Además, las circunstancias bajo las que se encontraba la entidad no eran las mejores: “Es difícil describirla. Miras un poco la plantilla y posiblemente el nivel no fuese ni tan bajo ni tan malo como para terminar en esta situación. Creo que las cosas no se hicieron bien. Hay que ser autocríticos y no supimos sacar partido a nuestras capacidades. Es verdad que en algunos momentos ese punto de suerte tampoco lo tuvimos. Yo a nivel personal me sentí impotente de ir allí con mucha ilusión y sintiendo que era un lugar donde podía mostrarme y ayudar ese año al objetivo, que era mantenerse. Y a partir de ahí me hubiese gustado continuar con un equipo en Primera. Recuerdo que cuando llegué, la firma del contrato se demoró. Yo estaba preparado para jugar contra el Espanyol, pero la firma no llegó y no pude jugar ese partido. Jugué mis primeros minutos contra el Getafe y el siguiente partido, que era contra el Eibar, intuía que podía jugarlo de inicio y ser mi primer partido como titular, y a mitad de semana el míster se va fuera. A partir de ahí llega un entrenador con una idea y una mentalidad, con un mercado abierto en el cual puede firmar algún jugador de su idea, de su perfil y de su confianza, y yo estaba marcado como un fichaje del anterior entrenador. Quedé un poco en tierra de nadie”.

En la previa del partido de este sábado, entre el Málaga y el Valladolid, el futbolista ha analizado la situación de ambos conjuntos: “Yo soy un loco del fútbol. Me encanta seguir la actualidad y, en este caso, al Málaga y al Valladolid los sigo porque son clubes en los que he estado, y por supuesto estoy agradecido por haber estado allí, a pesar de como salieron las cosas, soy grato al decir que por donde he estado la gente me ha tratado muy bien. Es una lástima ver al Málaga en una situación complicada. Vi el último partido, en el que dió una cara diferente, pero anteriormente ha tenido muchos altos y bajos. Yo soy de los que piensa que el Málaga merece estar, por lo menos, en Segunda División, y ojalá en un futuro cercano verlo más arriba. Lo merece la gente de Málaga. Y, en cambio, el otro polo es Valladolid. Un equipo que viene de Primera División que tuvo un momento de la temporada un poco más complicado, pero creo que por diversos motivos es un serio candidato al ascenso”.

Loren Zúñiga pide paso con el primer equipo, y el jugador ha dado su opinión sobre si es pronto, o no, para que Pablo Guede cuente con el delantero desde ya: “No conozco al chico. El otro día leí que cuando llegó el nuevo entrenador contó con él en sus primeros entrenamientos. No puedo hablar del jugador porque no lo conozco. Imagino que si es un jugador referencia y un poco franquicia en el club es porque está bien referenciado, porque tiene cualidades y capacidad para ser buen futbolista. Lo que puedo decir, desde mi experiencia, es que obviamente el que está preparado, está preparado y hay que tener paciencia y cuidado. Quizá subirles anticipadamente, y más cuando hay un proceso de cierta convulsión y no está todo asentado, a veces es meterle una presión añadida. Seguramente los entrenadores y formadores del club lo habrán seguido, sabrán como es deportivamente, pero también como es su carácter y su personalidad. Eso va a definir si el darle alguna oportunidad tempranamente está bien dada. Ojalá sea un jugador que ayude al Málaga, si es en esta temporada perfecto, y sino, pues que lo podamos disfrutar muchos años”.

Alberto Bueno ha dado más detalles sobre aquella fatídica temporada del descenso: “No recuerdo los capitanes que eran, pero hablando de los compañeros no he tenido ningún problema personal con ninguno de ellos. Ese momento era crítico y complicado, y se sentía por todos un arraigo importante a la situación que vivíamos. Nadie estaba contento, acababan los partidos y estábamos realmente jodidos. Veíamos que las cosas no funcionaban, no salían bien. Íbamos a La Rosaleda y veíamos a la gente animar, y que nosotros no dábamos con la tecla y no era fácil. Puedo prometer que no es fácil, cuando las cosas no van bien, cuando las cosas van cuesta abajo y sin frenos, y que al final vas a quedar marcado en el historial negativo del club. Pienso, y me voy a mojar, y con esto no estoy hablando mal de ningún entrenador, que respeto el trabajo de absolutamente todos, que si Míchel se hubiese mantenido hasta final de temporada hubiéramos encontrado algún camino para llegar a última hora con opciones. Es un sentimiento que tenía, ya que tenía mucha confianza en lo que podía hacer”.

Respeto a todos los entrenadores, era un perfil que conocía la casa y las idas y venidas que venía sufriendo el club. Hay que estar muy seguro a veces de cuando se cambia y de qué manera. Posiblemente hubiésemos podido descender de la misma manera y no se hubiese remontado la situación, pero es una opinión personal. Respeto profundamente a José González, que lo intentó hacer lo mejor que pudo y posiblemente nosotros, los jugadores, no fuimos capaces de dar con la tecla o de entender lo que él nos pedía”, matizaba el futbolista respecto a su declaración anterior.

Por último, el jugador ha opinado sobre el cántico que se dedica a los futbolistas cuando las cosas no van bien, hablamos del famoso “jugadores, mercenarios”: “Como profesional he vivido momentos buenos, malos y regulares. Personalmente, siento que me pueden llamar cualquier cosa, que si soy bueno, malo, muy malo o rematadamente malo, pero siempre me he considerado un profesional. En cualquier club donde haya estado he podido gustar o no, pero si esa palabra fuese dirigida a mí, no me sentiría aludido porque es bastante fuerte. Entiendo, en parte, al aficionado que ama a su club, que paga su entrada, que hace ciertos esfuerzos para acercarse al estadio y que a todos nos gusta ver a nuestro equipo ganar, en puestos altos de la clasificación y disfrutar. En momentos complicados todos sacamos una parte más irascible. Entiendo a la afición del Málaga, que han vivido etapas muy buenas, que todos hemos disfrutado con el Málaga. Recuerdo cuando iba por Champions paseando el nombre de la ciudad, eso es un motivo de orgullo. Pero, ahora mismo, es un motivo que duele a la afición. Para sacar las partes negativas tiene que haber un grupo de jugadores profesionales que comande el barco y mediante un vínculo de unión y respeto. Entiendo que esta situación el Málaga la va a sacar y que están preparados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com