Un arranque esperpéntico con muchos culpables

El arranque del Atlético Malagueño en la quinta categoría del fútbol español es preocupante, y es que los números no engañan, y la situación, parece difícil de revertir. Siempre se ha dicho que el filial no está obligado a subir, y que el único objetivo que debe tener es el de nutrir al primer equipo. Estas afirmaciones que hemos escuchado durante tanto tiempo y que muchos han comprado, no es más que una excusa barata que ha provocado el que hoy estemos así, en posiciones de descenso a la categoría regional y con una plantilla muy descompensada.

Bien es cierto que las dificultades económicas que ha sufrido el club han afectado de lleno a La Academia, y esto ha imposibilitado que Duda, como director deportivo de esta parcela, haya conseguido retener a ciertos futbolistas de gran proyección, como son los casos más recientes de Juan Cruz o Mini, que por cierto, no dejaron ni un sólo euro en las arcas del club. Eso sí, el portugués ha tenido todo el verano para intentar firmar jugadores en ciertas posiciones que se estaban desiertas, pero en cambio ha preferido centrar todos sus esfuerzos en traer jugadores de grandes canteras, en puestos que ya estaban cubiertos.

A día de hoy, el Atlético Malagueño sigue sin tener un lateral izquierdo puro en su plantilla, pero en cambio, tiene tres laterales derechos que están sirviendo como parche en muchas zonas del campo. Tampoco se ha solucionado el tema de los extremos, y es que habitualmente tienen que entrar en esas posiciones algunos mediapuntas que pierden todo su peligro cuando lo alejas del área. Y el mayor fallo que ha tenido hasta el momento Duda es el de mantener en el cargo a Funes y Bravo, un tándem que se salvó la pasada campaña por las individualidades que poseía un equipo que hoy, debería estar en 2ª RFEF.

Es incomprensible que un equipo como el Málaga CF no apostase por un entrenador como Nacho Pérez, que superó las exigencias del club haciendo un año inolvidable con el Juvenil DH y que estaba llamado a ser el entrenador del primer equipo en un futuro no muy lejano. También es cierto que se le planteó al malaguista la posibilidad de renovar con el Juvenil y que este no aceptó, pero el presente está dándonos la razón a los que entendíamos que Nacho debía haber cogido las riendas de este proyecto.

Centrándonos en el presente, la situación debe dar un giro drástico cuanto antes si se quiere seguir aspirando a lo mismo. Evidentemente, no todos los culpables de este arranque están en las oficinas y en el banquillo, y es que hay jugadores con un potencial brillante que están desaprovechando una de las oportunidades de sus vidas. En pocos clubes se ve tan de cerca el primer equipo como en este, y jamás pueden olvidar que pese a portar el nombre de Atlético Malagueño, siguen siendo el Málaga CF, y cada vez que saltan a un terreno de juego, defienden el honor de ese escudo que llevan en el pecho.

Llevamos tan sólo cinco jornadas, pero se debe cambiar la situación desde ya. Los responsables deben dar la cara, aclarar lo que está pasando e intentar demostrar que están capacitados para ocupar el puesto que miles de malagueños quieren, y jamás deben olvidar que pertenecer al Málaga CF es mucho más que llevar su nombre en sus perfiles de redes sociales, y que aquí, más allá de categorías y de edades, lo que siempre quedará por encima, es el escudo.

Un comentario en “Un arranque esperpéntico con muchos culpables

  • el octubre 9, 2021 a las 8:39 pm
    Permalink

    Porque se fue juanlu si hizo la pretemporada con el filial y era el único lateral izquierdo que había?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com