Las sombras del mandato de Eduardo García

El Unicaja, bajo su mandato, realizó algunos fichajes que no convencieron en el club malagueño

Eduardo García sucedía como presidente a Francisco Molina oficialmente el 30 de septiembre de 2010, ha sido a partir de entonces cuando se ha escrito un nuevo capítulo en la historia del Club Baloncesto Unicaja, el cual ha estado cargado de contrastes y en el que para la mayoría hay más sombras que luces.

La salida del presidente de Unicaja CB tras casi 11 años a su frente no deja indiferente a ningún seguidor del basket malagueño, al igual que no lo hicieron sus fichajes buenos, y los que no lo fueron tanto.

Eduardo García ya se encontraba la cosa caliente a su llegada con Aíto García Reneses como entrenador, con lo cual no tardaron en llegarle al nuevo técnico del conjunto cajista los dolores de cabeza. Tras tomar su primera decisión importante, la destitución del entrenador madrileño, le tocó tomar la segunda. El 18 de enero de 2011 Chus Mateo es contratado por Unicaja bajo la gestión de García para convertirse en primer entrenador. No cuajó. El 21 de marzo de 2012 llegaba Luís Casimiro para sustituir a Chus Mateo. No cuajó. Finalmente, en  la temporada 2012/2013 fichaba a Jasmin Repesa como nuevo entrenador que, para sorpresa de los aficionados, tampoco cuajó. Se producía el inicio de unos años realmente complicados durante su gestión.

El nuevo técnico compaginó el cargo en el conjunto malagueño con el de seleccionador de Croacia. La no clasificación para la Copa del Rey en Vitoria ni para los playoffs de La Liga Endesa, dejando al equipo en novena posición en esta, desencadenaron su cese como técnico. Pero no solo el fichaje de Jasmin Repesa dejó mal sabor de boca. En las temporadas transcurridas entre la marcha de Repesa y la reaparición de Luís Casimiro varios fichajes dejaron mucho que desear durante el mandato de Eduardo García.

El escolta DeMarcus Nelson (2015/2016) y el base Oliver Laffayete (2016/2017) son algunos de los nombres que prometían, pero que terminaron sin dar los resultados esperados. Nelson se unía a las filas cajistas para cubrir la lesión de Stefan Marković pero a excepción de algunas intervenciones, el estadounidense no dio el rendimiento que se le pedía. Oliver Laffayete entraba en el cuadro malagueño para sustituir por lesión a Dontaye Draper, pero terminó siendo prácticamente base suplente por no dar el nivel esperado.

De nuevo, Luís Casimiro volvía al club en la temporada 2018/2019 siendo el penúltimo entrenador fichado por García. Y tampoco funcionó. Estuvo en el staff técnico desde 2018 hasta 2021. Tras su novena derrota en los últimos 10 encuentros del Unicaja en la Eurocup de la que sería su última temporada y tras dejar sin posibilidades al club malagueño de aspirar a los play-off de esta competición, el entrenador de Ciudad Real fue cesado. Pero ese solo fue el detonante, la mala forma física de la plantilla y las lesiones en los meses finales a la marcha del técnico dieron lugar a importantes derrotas que hicieron peligrar la participación de los cajistas en la Copa, a la que finalmente sí accedieron gracias al reajuste de la ACB en la misma, y que también pusieron en peligro la posibilidad de entrar en los play-off de la Liga Endesa, que todavía se están decidiendo.

Pero de nuevo, durante este periodo de tiempo nuevos fichajes mermaban la ilusión de los seguidores del club de Málaga. Ryan Boatright llegaba a Málaga en la temporada 2018/2019 para suplir la baja de Alberto Díaz y, posteriormente, la de Jaime Fernández, pero tras la recuperación de los dos bases fijos para Luís Casimiro perdió el protagonismo, un protagonismo que, cabe destacar, no se puede señalar puesto que su participación dejó mucho que desear, sobre todo en defensa. Siendo esta incluso señalada por el técnico como una de las causas de la eliminación en la Eurocup de Berlín. Disputó un total de 15 partidos en su estancia en Unicaja, siendo su último partido frente al Herbalife Gran Canaria del cual salió lesionado del tobillo izquierdo.

El fichaje del triplista serbio Aleksa Avramovic en 2019 para cubrir el lugar de Dani Díez ilusionaba a la afición cajista. Su firma por dos años y su destacada pretemporada alentaron aún más esa ilusión que posteriormente se convertiría en decepción. Durante la temporada no tuvo apenas minutos, por lo que no pudo dar la talla en el ámbito para el que se le había contratado: la anotación. Esto hizo que el escolta cambiase de rumbo, primero con un traspaso temporal al Movistar Estudiantes en diciembre de 2019 para después unirse definitivamente en mayo de 2020 a sus filas.

Uno de los últimos fichajes que no convencieron con su juego en el Carpena fue Volodymyr Gerun. Su paso por Unicaja no hizo justicia a las palabras que el expresidente brindó a Cope Málaga: «Si Gerun estuviera en el mercado estaría rifado en Europa y en equipos de la tabla alta de la clasificación. Hay que tener paciencia».

Todos estos son algunos ejemplos de fichajes realizados en la «Era García» que no resultaron aportar mucho al equipo, aunque claro, para gustos los colores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com