El juvenil se vuelve a doctorar y sigue ilusionando

Los blanquiazules demostraron su superioridad en Lezama y se plantan en semifinales

La cantera siempre ha sido uno de los bienes más preciados del club costasoleño. Las cosas han podido salir mejor o peor en el primer equipo, pero La Academia siempre ha respondido nutriendo de grandes futbolistas y elevando el nivel del equipo sénior. Desgraciadamente, se suele tirar de ella cuando la situación no es favorable, pero es ahí cuando han demostrado estar capacitados para dar el salto e instalarse definitivamente en el primer equipo.

Esta situación por la que pasa el Málaga CF no es nueva, y es que el conjunto malaguista ha atravesado por dificultades económicas durante varios periodos de su historia. Los problemas económicos no sólo repercuten al primer equipo, y es que las malas gestiones afectan en gran parte a la cantera, que pasa actualmente por uno de los momentos más difíciles de su historia.

La falta de una ciudad deportiva, sumadas a la incapacidad de competir económicamente con otros equipos, hacen que sus grandes talentos se marchen demasiado rápido del club. La dirección deportiva ha tenido que remar contra viento y marea para intentar retener a sus grandes joyas, pero en muchos casos, ha sido completamente imposible.

Pese a todo ello, el juvenil DH del Málaga CF ha logrado mantener un bloque sólido, formando así un equipo prácticamente imbatible. La temporada que están realizando los de Nacho Pérez está siendo ‘casi’ perfecta, y es que sólo han perdido un encuentro en todo lo que llevamos de temporada, algo que ha hecho que el equipo se proclamase campeón de Andalucía y se clasificase para la Copa de Campeones.

El hecho de haberse clasificado a la Copa de Campeones ya era un premio para este equipo, pero el papel que está realizando el cuadro blanquiazul está siendo sobresaliente, y es que ha conseguido eliminar a todo un Athletic Club. La superioridad que han mostrado los de Nacho ha sido sorprendente, sobre todo con la madurez que han demostrado en el partido de vuelta en Lezama, sabiendo jugar con el marcador a favor y con el tiempo.

Una de las características más resaltables del Juvenil malaguista es la personalidad que demuestra en cada partido, jugando los 90 minutos a un ritmo alto y sin importar el resultado. Esto habla bien del entrenador, pero sobre todo de unos jugadores que tienen hambre y que no se contentan con lo que tienen. Esa ambición y esas ganas han llevado al Málaga, de momento, a estar entre los 4 mejores equipos de España, y desde ya se piensa en ese partido de semifinales que será ante el ganador del Barcelona-Levante que se disputará esta misma tarde (19:horas).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com