Una mala segunda mitad condena a Unicaja a su tercera derrota

Los cajistas habían recuperado su buen juego y dominaron el encuentro en los dos primeros cuartos, pero la bajada defensiva y sobre todo en ataque tras el descanso hizo que el Gran Canaria remontase el partido (75-83)

El Unicaja vuelve a las viejas costumbres. Los de Luis Casimiro salieron al parqué de Benahavis con la intención de olvidar las dos aplastantes derrotas sufridas en Murcia ante Valencia y UCAM, pero nuevamente los despistes tras el paso de vestuarios hicieron que los malagueños sumasen su tercera derrota, de cuatro partidos disputados, en esta temporada.

Durante la primera mitad del encuentro, el Unicaja dominó todas las facetas del juego y los jugadores remediaron todos los problemas acusados en partidos anteriores. Alberto Díaz y Gal Mekel supieron manejar los tiempos del juego, aportando una gran circulación del balón y creando ocasiones para jugadores como Francis Alonso y Tim Abromaitis se luciesen. En los primeros diez minutos, las fuerzas estuvieron más igualadas y el Gran Canaria logró finalizar el primer cuarto con dos puntos de ventaja (15-17). Sin embargo, en el segundo cuarto, el Unicaja desplegó todo su arsenal ofensivo. 

El conjunto cajista llegó a endosar un parcial de 18-7 a los de Porfi Fisac, que nada podían hacer ante la efectividad en ataque de los malagueños. Francis Alonso volvió a lucirse con un 5 de 6 en triples al término de la primera mitad. El juego interior mejoró considerablemente, sobre todo Volodymyr Gerun y Deon Thompson que se mostraron más sólidos bajo aros.

Las estadísticas mostraban la evidente superioridad del Unicaja. 12 asistencias, por 6 del Gran Canaria; 9 de 17 en triples por tan solo 2 de 4 de los canarios y 7 de 13 en tiros de dos, por 9 de 19. El partido estaba totalmente de cara para el conjunto cajistas, pero la desconexión, ya habitual, que sufre el equipo tras el paso por vestuarios, tiró por la borda el impecable trabajo de la primera mitad. (45- 38)

El Gran Canaria apretó los dientes y, aprovechando los despistes defensivos del plantel verde, encadenó tres buenas jugadas consecutivas para recortar distancias en el marcador. La buena imagen del Unicaja desapareció en cuestión de segundos para dejar paso a la otra cara de la moneda, la que no nos gusta ver. Con un parcial de 13-23 en contra, los de Luis Casimiro perdieron el colchón de puntos que habían logrado. Lo intentaba el Unicaja, que llegó a ponerse a tres puntos en los últimos minutos del partido, pero el Gran Canaria ya no iba a dejar escapar el triunfo. Finalmente, nueva derrota para el conjunto de Los Guindos.

A pesar de volver a casa sin la victoria, se pueden sacar aspectos positivos de este cuarto amistoso. El Unicaja tenía una papeleta muy difícil ante sí. Darío Brizuela se cayó en el último momento por unas molestias mientras calentaba, por lo que una de las principales bazas del juego exterior ya no estaba disponible para entre partido. Su baja sumada a la de Suárez, Jaime y Dragan, podría haber afectado demasiado al equipo, pero supo salir del paso. Demostró que incluso con varias bajas en su banquillo es capaz de plantarle cara a su rival y de hacer un juego casi perfecto.

Obviamente también hay aspectos negativos, como el nefasto porcentaje en tiros libres (9 de 17). Aun así, hay una pequeña luz al final del túnel. Se empiezan a ver brotes verdes. Al Unicaja aun le queda un partido de preparación antes de dar el salto a la temporada 20/21, una última prueba en la que deberán evitar la habitual desconexión del tercer cuarto para llegar a su choque ante el Joventut de Badalona con la mejor de las sensaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com