El ‘Baptistazo’ y el liderato cumplen hoy 9 años

Hoy se han cumplido nueve años de aquel encuentro en La Rosaleda ante el Getafe en el que el Málaga se ponía lider de Primera tras un golazo de chilena de Baptista

El Málaga celebra hoy el noveno aniversario del encuentro que se disputó en el estadio de La Rosaleda ante el Getafe el 1 de octubre de 2011. No iba a ser un día cualquiera en el estadio de Martiricos, ya que tras un final de infarto el club malaguista remontó el encuentro con un golazo de chilena de el brasileño Baptista. Pero tampoco iba a quedar solamente en eso, sino que también el Málaga iba a dormir líder de Primera División, en una temporada que finalmente le daría la clasificación por primera vez para la Champions League.

La formación del Málaga aquel día fue: Willy, Jesús Gámez, Demichelis, Mathijsen, Eliseu, Joaquín (Maresca 66′), Toulalan, Duda (Isco 55′), Cazorla, Baptista y Van Nistelrooy (Rondón 73′). Cuando mejor se encontraba el Málaga en el terreno de juego, con el control del partido y dominando el balón, el colegiado ni el linier vieron una clara falta de Eliseu en el lateral izquierdo, que permitieron un centro que Miku aprovechara para marcar el 1-2, a falta de 15 minutos para el final. Tras el gol y las protestas posteriores, el colegiado expulsó a Lacen, por segunda amarilla.

Contra diez jugadores el Málaga comenzó el asedio de la meta de Colina, pero el Getafe defendía el resultado que le dejaba en ventaja en el marcador. A falta de cuatro minutos para el final, y tras una segunda jugada tras un córner botado por Isco, Maresca supo aprovechar un balón suelto en el área pequeña para poner las tablas en el marcador

 En el tiempo de descuento, un balón llovido desde la banda derecha hizo que Julio Baptista volara de espaldas a la portería de Codina para dibujar una chilena de ensueño y pulverizar las redes getafenses con el gol que suponía los tres un puntos, un nuevo triunfo, un liderato aunque fuera momentáneo y un sueño hecho realidad para la parroquia blanquiazul, que se frotaba los ojos entre lágrimas y emoción tras uno de los partidos más complicados que ha disputado el Málaga hasta el momento.

Aquel día se vivió una noche mágica en Martiricos, que creó una unión entre afición y jugadores que se prolongaría a lo largo de la fantástica temporada en la que el club alcanzó el cielo, clasificándose para la máxima competición intercontinental.

Sergio Ramírez

Estudio Periodismo en la Universidad de Málaga. Comentarista, narrador en SportDirect, y presentador de Espacio Abierto. (Twitter: @sergioramz_)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com